Visto y oído

Antonio / Sempere

Definiciones

EL viernes podremos ver la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Londres por Alta Definición. Podremos. Aunque previsiblemente muy pocos la gozarán con semejante calidad. Intuimos que serán muy pocos. Le pregunto a Ricardo Vaca, presidente de Barlovento Comunicación, el hombre que más sabe de audiencias en España, durante su intervención en los Cursos de Verano de la Complutense, si hay datos sobre la medición del canal HD de TVE, y me contesta que él será uno de esos espectadores. Que este formato es apabullante. Y después de ver el Roland Garros o cualquier evento deportivo en HD regresar al digital le asemeja a volver a la tele de los 60. Pero que a nivel de datos de audiencia, sus espectadores van incluidos en los de La 1, por lo que no es posible conocer a ciencia cierta cuántos son.

Dirán los titulares que estos son los Juegos de la alta definición, incluso del 3D, aunque personalmente estime que los espectadores que opten por verlos en esta calidad de imagen no lleguen, ni de lejos, al 1% del total. También dicen las convenciones que los Juegos de Barcelona cambiaron la forma de concebir una ceremonia inaugural. Un axioma falso, se mire por donde se mire. Porque uno vio y oyó atentamente la ceremonia inaugural de Los Ángeles 84 a través de TVE. Y quedó perplejo con el hombre volador que aterrizó en el centro del estadio. Con los cientos de bailarines que conformaron el mapa de EE.UU, desde el Mississippi hasta Broadway. Con los 52 pianistas que interpretaron a Gershwin. El apagón nos impidió ver lo que montaron los rusos en Moscú 80. Pero desde luego que los americanos ya habían transformado en espectáculo las ceremonias olímpicas. Por más que digan las convenciones periodísticas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios