desde mi córner

Luis Carlos Peris

Dejémonos de presidenciables

En el Betis ha de intentarse llegar al 5 de junio sin distracciones y, a ser posible, sin que se mueva un varal

SOBRA a estas alturas del partido el gratuito debate de quién será el presidente del Betis, por siempre Real Betis Balompié. Nos encontramos en una tesitura en la que no caben distracciones, en que sólo importa que los futbolistas saquen al Betis de donde fue instalado por la incuria y la inoperancia. Sólo importa que el 5 de junio, San Bonifacio por todo el día y víspera del 67º aniversario del desembarco de Normandía, esté el Betis en Primera División. Un galgos o podencos es lo que menos interesa en estos momentos de ilusionante esperanza, conque esperemos a saber dónde se está en ese primer domingo de junio.

Las cosas funcionan adecuadamente bajo la batuta del pragmático José Antonio Bosch y con la figura incuestionable de Rafael Gordillo aglutinando voluntades, por lo que dejemos que las cosas vayan sucediendo sin atropellar la razón y sin prisas, que las prisas sólo son para ladrones y malos toreros. Y como resulta que ahora no hay ladrones en el Betis y la nómina de toreros béticos no puede ser más esplendorosa, pues dejemos las prisas para otros. Templanza y al toro, que es una mona; buena vista y a dejar en la yerba lo que haya que dejar para sacar al Real Betis Balompié de donde fue colocado de forma tan chapucera como impresentable.

Ítem más, conviene tener cuidado, dormir con un solo ojo si hace falta, porque el enemigo acecha y ya se sabe que cuando el demonio está ocioso mata moscas con el rabo. Meterse ahora en una quiniela de nombres que puedan ocupar el sillón de don Benito contribuiría a unas distracciones poco aconsejables. Ya sé que para pedirle a Gordillo que siga en esa admirable labor que está cuajando a cambio de nada no estamos legitimados, pero falta poco más de un mes para que las cosas puedan ser como queremos y, tras una trayectoria como la pasada, es una nimiedad de tiempo. Cualquier cosa menos meternos en distracciones que puedan ser funestas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios