Visto y Oído

Antonio / Sempere

Desafectos

EL desafecto hacia La 1 de TVE sumado al desafecto que sienten los ciudadanos por las elecciones europeas dieron como resultado que el Debate con seis candidatos del pasado lunes propiciase la audiencia más baja del año en la cadena: un escueto 4% que para un prime time es una verdadera miseria.

Para compensar estas cifras, debidas a las servidumbres de la televisión pública con los comicios, este sábado toca puntuar otra cifra histórica, pero por arriba. El monográfico sobre la Final de la Champions, que se emitirá entre las 6 de la tarde y la 1 de la madrugada, logrará datos espectaculares. Eso sí, a precio de oro.

Los responsables de la Corporación han decidido que sea un día de fiesta, y como tal lo van a celebrar. Cuando trascendió que serán 150 profesionales y 20 los directivos de la casa que pasarán el fin de semana en Lisboa llovieron las críticas. Parece que va a costar más el dispendio de esta final que todos los Juegos de Sochi. Pero incluso quienes no somos futboleros entendemos bien el planteamiento. Los fastos de este sábado son la cara B de los fracasos de este lunes. La Final de la Champions, como el anuncio de los derechos de los partidos de la selección hasta el 2018, sólo tratan de apuntalar datos de audiencia espectaculares, sin los cuales, no lo olvidemos, la televisión pública quedaría con el paso del tiempo en cifras meramente testimoniales. ¿Se puede olvidar la televisión pública de las audiencias millonarias? ¿Es posible su supervivencia en esas circunstancias? Cuesta responder positivamente. De ahí los fastos del fin de semana. Otra cuestión es que con las cifras de deuda que se manejan, aceptemos estos dispendios. La culpa, no lo olvidemos, la tiene el desafecto.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios