RELOJ DE SOL

Joaquín Pérez-Azaústre

Descuidos arriesgados

HABRÍA que preguntarse quién es el hijoputa, paladear su nombre y su retrato. Muchos creemos saberlo, pero claro, de eso a asegurarlo media un trecho, por más que los descuidos arriesgados puedan dar la pista necesaria. Así, en una conversación entre Esperanza Aguirre y su vicepresidente, Ignacio González, en Becerril de la Sierra, sobre la asamblea general de Caja Madrid, la presidenta aseguró: "Yo creo que nosotros hemos tenido la inmensa suerte de poderle dar un puesto a IU quitándoselo al hijoputa, eh", que es quedarse tranquila, con la esperanza y la palabra llena, con la satisfacción estratégica a punto de caramelo, que es como le gusta a Aguirre en su gracejo de chulapa sin chotis, de salsa muy historiada, pero sin fundamento. La historia, claro, es ya muy larga, aunque al final la presidencia sea de Rato. Uno de los problemas iniciales fue el nombramiento de Fernando Serrano como presidente de la comisión de control, en detrimento de Pablo Abejas, otro hombre de Aguirre: Aguirre, por ahora, tiene muchos hombres, pero sólo un hijoputa, que se sepa, aunque muchos sospechen ya quién es. Así, al final Fernando Serrano ha salido de ahí, y ha sido Rubén Cruz, de IU, quien ha ocupado ese puesto, con lo que la frase de Esperanza cobra nuevo sentido, plena forma: "Yo creo que nosotros hemos tenido la inmensa suerte de poderle dar un puesto a IU quitándoselo al hijoputa, eh".

Todos tenemos algún hijoputa en nuestra vida. Los enemigos nos miden, nos ofrecen la propia dimensión. Claro que no todos tenemos un micrófono abierto en el momento en el que desvelamos esa identidad, no tan secreta como hubiera podido parecer. A Manuel Cobo lo han cesado de militancia por decir la verdad, por expresarse libre y llanamente. No conozco otra televisión como Tele Madrid no ya manipulada políticamente, sino sin el mejor decoro en ocultarlo. Así, fue precisamente Manuel Cobo quien dijo hace unos meses que lo que los seguidores de Aguirre hacían con Rodrigo Rato y su pretensión de dirigir Caja Madrid era "de vómito", y de ahí esta sanción de un año sin militancia para Cobo, que aún puede alegar. Yo entiendo que en la política, de la manera castrense en que se entiende hoy, nadie puede moverse de la foto. Pero hay fotos que asquean, que han minado de lleno la fe pública. Una de esas fotos es la batalla por Caja Madrid, por Madrid y por los promontorios del PP. Aguirre gana en Madrid, como Ruiz-Gallardón, pero Ruiz-Gallardón podría ganar en el resto de España, donde sí es apreciado, al contrario que Aguirre. Hay algo indecente en esta lucha, en esta palangana torticera en que todos los Poncio Pilatos de la foto se han lavado las manos para no moverse de ella. ¿Alguien se ha creído que haya oposición?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios