PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Destituciones y dimisiones

DE la prisión Sevilla-1, tras la fuga del Rafi y su compinche, tambien se habían fugado un grupo de dimisiones. Aprovecharon que la opinión pública suele bajar los brazos a las primeras de cambio, y se ampararon en la pasividad de las autoridades ante un hecho injustificable. Porque 11 de las 24 cámaras de seguridad no funcionaban y el vídeo para grabaciones estaba más averiado que los cachivaches del Jueves. Los cristales blindados de la garita más cercana al punto de fuga no han sido limpiados en su exterior desde finales del siglo pasado, y una de las vallas perimetrales está rota. La cámara no enfocaba a su zona asignada porque estaba movida desde los últimos chaparrones y el sensor de movimientos también está de baja. La federación de asociaciones de vecinos de Sevilla va a convocar una manifestación para apoyar a la población reclusa, en agradecimiento a su contumaz permanencia en las celdas pese a tantas facilidades para irse de excursión. Porque los peligrosos reos que se fueron de rositas pudieron quitar un par de ladrillos de la pared de la celda, y ya con eso su plan iba sobre ruedas.

Al fin llega la hora de la depuración de responsabilidades. El subdirector de seguridad, destituido, ha sido la cabeza de turco, más los jefes y funcionarios expedientados. Pero las denuncias no resueltas sobre las deficiencias en los sistemas de seguridad también apuntan a escalafones superiores. Suyo es el retrato robot de las dimisiones obligadas para no parecer ceses.

Última hora: Clint Eastwood, Tim Robbins y Nicolas Cage renuncian a rodar en Sevilla una película carcelaria. Es demasiado fácil fugarse. Y sin emoción se comen menos palomitas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios