Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Diferencia entre barras y rayas

Con las nuevas equipaciones béticas se vuelve a extrapolar el trece de las barras del escudo a las camisetas

RAYADO, siempre rayado, como tiene que ser, en el Betis se ha hecho la luz su nueva indumentaria, algo que suele ocurrir cíclicamente en un intento de comercializar, como hacen todos, las camisetas. Y en esos ciclos toca ahora el rayado estrecho, el que algunos tildan como el de las trece barras, como si las barras no fuesen las del escudo sino las de las camisetas. A ver cómo va a tener las mismas rayas la camiseta de Rivera que la de Rivas, la de Capi que la de ese Emana que parece esculpido en bronce. No pueden tener el mismo número de rayas y menos coincidir con el emblemático trece, guarismo vital en la historia del Betis.

Dibujar un escudo del Real Betis Balompié y que el número de barras no sume trece es para suspender al dibujante. Vestir al Betis como lo han vestido en ocasiones anteriores es para lapidar al que elige el diseño. Con rayas muy anchas y un estúpido vivo negro que parecía un remedo de la bandera extremeña se fue el Betis a Segunda la última vez. Vestido espantosamente de color caca de niño chico lo vieron estos ojitos que ha de comerse la tierra perder en Córdoba con autogol de Luis Fernández. Ahora vuelve a las rayas estrechas y así ya parece que retorna Del Sol o que Gordillo desborda una y otra vez aprovechando los envíos de Cardeñosa.

Pero así como algunos indocumentados insisten en llamar carioca a todo brasileño, aquí se confunden las rayas con las barras en el aspecto cuantitativo. Las barras van en el escudo y suman trece, indefectiblemente trece, y las rayas de las camisetas dan lo que dan, que no es igual una talla L que una XL, o sea... Visto lo visto, la verdad es que la camiseta elegida como principal es la adecuada y que los experimentos, aunque el marketing sea quien parte el bacalao, con gaseosa. Preciosa la camiseta alternativa y quizá le sobre la cursilada de las mangas blancas a la tercera equipación. Qué complicado resulta, en vacaciones, botar un córner diario sin repetirse.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios