Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Digital y tal

HAN puesto el cartel de "se vende", o al menos "se negocia a cachitos", al mastodonte de Digital +. Estamos hablando de una plataforma audiovisual con todo lo que le colea de infraestructura material y humana en un universo tan fragmentado como cambiante y diverso. Hace unos catorce años, cuando Canal + iba viento en popa con cine, guarreridas, golf, fútbol y toros, el grupo Prisa dio un salto ambicioso que fue interpretado como un desafío por parte del gobierno de José María Aznar. La Teléfonica, privatizada y fiel, fue llamada a filas, y frente a Canal Satélite (al que se le puso todas las trabas del mundo) se sacó de la manga la rival Vía Digital. La plataforma de los telefónicos fue un fracaso tras unos años de Guerra Fría mediática. El final de este primer episodio se saldó con una fusión con carácter de innecesario despilfarro como, por ejemplo, la utilización de dos satélites.

Digital + tiene aristas de mamotetro del Telón de Acero. De arsenal anquilosado, con arterias repletas de colesterol, que difumina las cifras de rentabilidad de la empresa. Hace unos años se podía sorprender a la clientela con una retahíla de canales y taquillas, pero el televisor ya ha dejado de ser sólo un juguete y una plataforma debe complementarse con más servicios y con una renovación constante.

Prisa aligeraría equipaje con un Digital + compartido, aunque su hasta ahora socia forzosa, Telefónica, no ha estado por la labor de quedarse con el paquetón. Las alarmas han sonado en Prisa y en Sogecable no tanto por una emergencia inmediata, sino por unos vientos de cambio que dentro de unos años pueden trocarse en huracanes caribeños. La guerra del fútbol con Mediapro viene a complicar el paisaje. El cine, con el pirateo, ya no es lo que era. Digital + es una papeleta. De futuro imperfecto.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios