Bicheo por la TDT

fátima Díaz

Disfrutar del camino

MUCHO bombo, poco progreso. Tras diez largos meses de espera y de elucubraciones, el primer capítulo de la sexta temporada de Juego de Tronos ha pasado volando. No en vano dura 12 minutos menos que los anteriores, 48 para ser exactos. Todos los años ocurre: unas expectativas sobredimensionadas que terminan con una ligera sensación de insatisfacción por la brevedad del reencuentro.

Juego de Tronos ha regresado donde nos dejó. La serie del momento tiene muchos personajes, muchas tramas diferentes. Por eso es fácil que, como espectadores, tengamos la sensación de que no ha ocurrido nada, sobre todo al principio de cada temporada, cuando hay que recolocar de nuevo a los personajes. La sexta entrega arranca en el punto en el que terminó la quinta, solo habrán pasado minutos o escasas horas desde aquellas puñaladas que helaron la sangre a los seguidores de la serie. Ahí, con Jon Nieve tirado en la nieve (valga la redundancia) y Fantasma aullando, retomamos la historia. Habrá que esperar para tener respuesta para la gran pregunta que lleva persiguiéndonos todos estos meses: ¿volverá a la vida? ¿Cómo lo hará? Pero ya se apunta a Melisandre como la esperanza para la resurrección de Jon. Además, la dama roja ha protagonizado la secuencia final y el momento más comentado del inicio de la temporada al desvelar ante la cámara su auténtico aspecto.

En el primer capítulo, también nos hemos reencontrado con Ramsay y su padre, con Sansa y Theon huyendo de ellos, capturados y rescatados por Brienne, Cersei y Jaime asumiendo juntos la muerte de otro de sus hijos, Margaery Tyrell y el Septón Supremo, los habitantes de Dorne, donde se producen las primeras bajas importantes de la temporada, Tyrion y Varys verbalizando la nueva situación de Meereen, Jorah y Daario tras su Khaleesi, la presentación de Daenerys ante Khal Moro y Arya tratando de adaptarse a su ceguera reciente.

Con Juego de Tronos ha vuelto la épica, los paisajes impresionantes (cuánto juego va a dar España esta entrega como escenario, ya se ha visto un poco en este arranque), las muertes sorprendentes, las intrigas (Cersei, tenemos todas las esperanzas puestas en tu venganza), la magia y la fantasía. Y ha vuelto la superproducción que no repara en gastos para lucir espectacular en pantalla. Este primer episodio ha dado muestra del poderío de la serie con tantas localizaciones diferentes y unos planos cuidados al detalle. Se ha pasado volando. Y ahora queremos más. Pero cuando nos queramos dar cuenta ya estaremos en el décimo capítulo y a punto de despedirnos hasta la siguiente entrega. Así que a disfrutar del camino, que es corto, oscuro y alberga horrores.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios