Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Las Divinas

UN inciso antes, aunque me repita. Qué cachondos los de Más que baile. Qué tíos. Mandan a Belén Esteban a que se prepare There's no business like show-business y la princesa del pueblo (tiene que ser del pueblo de Vulgaria, de lo vulgar que es) bailó el himno del entretenimiento con toda su desidia y con cara de anorgasmia. El jurado más o menos dijo que no la conocía, por no meterse en más broncas. Haga lo que haga Belén, media España se muere por ella, y la otra media bosteza nada más escuchar su nombre. Y Telecinco sabe que le debe varios puntos de audiencia al cabo del trimestre. Eso se traduce en varios millones de euros, anunciados oportunamente a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (lea la noticia de ahí al lado). Belén Esteban puede hacer lo que quiera, incluso hacer huelga encubierta, que no hay bisniss como el bisnisschou de la tele. Las Divinas, las pijas del instituto gaucho de Patito feo terminaban este miércoles derrotadas por Las Populares, las feas y buenecitas de la clase. Si su niño quería un final más elaborado va a tener que ponerle el de Perdidos. Patito feo es un culebrón de libro que Disney Channel, con ojo, ha colocado a la hora de irse a dormir para ir inoculando hábitos entre los mocosos sofalícolas. El gran éxito de las temáticas de la TDT es una simple telenovela maniquea de arquetipos, blanquecina, de tramas previsibles, coreografías evidentes y algo inapropiadas para impúberes, y que se ha convertido en una gran fábrica de merchandising.

Los argentinos, una vez más, nos dan lecciones de bisnisschou y han creado un fenómeno de cuatro mimbres manidos. Están creando una cantera de espectadores con el tipo de ficción que mejor saben hacer. Y Disney Channel, que convierte en oro todo lo que tocan sus orejas, lo aprovecha requetebién.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios