Visto y oído

Antonio / Sempere

'Dolly'

EL protagonista de Sin tetas no hay paraíso, Miguel Angel Silvestre, tiene un pasado como actor. Álex González, que se hizo muy popular en los programas de televisión del cuore por ser novio de Chenoa, y más tarde por atribuirle el papel de ex, también tiene un notable pasado profesional como actor.

Versión española emitió Segundo asalto, la película de Daniel Cebrián ambientada en el mundo del boxeo. La casualidad hizo que el primer papel protagonista de Silvestre también fuese el de un boxeador. Ocurrió en La distancia, de Iñaki Dorronsoro, un hombre al que unen muchos vínculos con el programa que presenta Cayetana Guillén-Cuervo, por lo que seguro le veremos pronto en la tertulia.

Como complemento al Segundo asalto, Versión española eligió el cortometraje Dolly, una auténtica delicia protagonizada precisamente por Álex González y Miguel Angel Silvestre. Dirigido con buen tino por un David Pinillos en estado de gracia, Dolly narra la crónica de la noche previa a la separación de dos amigos íntimos, antes de que uno de ellos se traslade a una universidad norteamericana. Recuerdo que cuando visioné por vez primera este trabajo, en la Semana de Cine de Medina del Campo, me emocioné mucho. Asistir a las interpretaciones de Miguel Ángel y a Álex, de Álex y Miguel Ángel, en semejante trance, fue toda una experiencia terapéutica y catártica. Que vista en la pantalla gigante del Kursalito vallisoletano cundió muchísimo. Porque, qué duda cabe, Dolly lleva mucho cine dentro. Ahora La 2, emitiéndola a la una de la madrugada y sin anunciar, ha dilapidado el producto. Dolly merecía promoción y mimo. Se podía haber anunciado como una cumbre entre Miguel Ángel y Álex. Estoy convencido de que en horario estelar, arropándola con una tertulia habría tenido una pegada fuerte.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios