opinión

Pilar Cernuda

Don Gregorio

PADRE de la Constitución, dicen las crónicas. Gregorio Peces-Barba fue, efectivamente, uno de los ponentes de la Constitución, un ponente muy activo que no dudó en abandonar la ponencia para tratar de imponer su criterio, que lo impuso, como en otras ocasiones aceptó las imposiciones de los demás; fue así como se trabajó, con gran generosidad y sentido de Estado, en el texto constitucional. Sin embargo, fue mucho más que un padre de la Constitución.

A pesar de ser uno de los siete hombres elegidos para tan alta responsabilidad, y de haber ocupado la Presidencia del Congreso de los Diputados, Gregorio Peces-Barba solía decir que el proyecto del que se sentía más orgulloso, el que le había dado más satisfacciones, fue la Universidad. Fundador y rector de la Carlos III hasta su jubilación, don Gregorio -como le conocía todo el mundo, no hacía falta el apellido-, ha sido referente para dos generaciones de españoles, y por la Universidad abandonó la política activa excepto la incursión que hizo como responsable de una institución que se encargaría de atender a las víctimas del terrorismo. Ocupación en la que no cumplió las expectativas que en él habían puesto las víctimas.

Abierto, expresivo, culto, buen conversador, muy apegado a su familia -adoptó un hijo de nueve o diez años, edad en la que pocos niños encuentran padres adoptivos- , era seguidor entusiasta del Real Madrid, hasta el punto de condicionar las sesiones del Congreso al horario de los partidos importantes de su equipo, sin provocar la protesta de nadie. Y era un político, rector y catedrático muy marcado por su profesión de abogado y por el ejercicio de la abogacía en los tiempos tan dramáticos del Tribunal de Orden Público, en los que defendió a quienes se arriesgaban a ir a prisión por ser antifranquistas.

La Constitución pierde a uno más de sus ponentes pero la España actual pierde sobre todo a uno de los personajes más representativos de la Transición.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios