La ventana

Luis Carlos Peris

¿Dramático punto de inflexión?

EXISTE la creencia, más o menos generalizada, de que el pesimista es un realista bien informado. A partir de ahí, y sin la pretensión de presumir de información, me declaro un pesimista convencido viendo cómo discurre el rito en el templo del Paseo de Colón. Esos tendidos desolados y esas actuaciones tediosas, ramplonas, frías y ayunas del mínimo de personalidad exigible a un torero que se precie conforman un universo que invita al pesimismo. Y desde aquí, con el corazón contrito y el ánimo a media asta, con grima para desvelar lo que pienso, no puedo más que expresar mi temor sobre que la Feria de este año 2014 sea el principio del fin para lo que quedaba de nuestra amada Fiesta. Ojalá me equivoque, pero son temores que veo totalmente fundados y cuando vengan el llanto y el crujir de dientes que cada responsable haga examen de conciencia.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios