La dulzura que ofrece a la vista, -y eso que la guardan los andamios-, el olor que no tienen pero que nos lo imaginamos, así son los ramos de azucena que elaboró Fernando Marmolejo en 1982 en bronce y que él mismo colocó en lo más alto de la Giralda.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios