Editorial

ETA se disculpa ante los de Bruselas

LOS partidos políticos vascos y la dirección antiterrorista esperaban para estos días un segundo comunicado de ETA que ampliase el anuncio de alto el fuego que la banda realizó hace dos semanas. Incluso, en la izquierda abertzale se confiaba en una nueva comunicación que fuera más allá de aquella cinta de vídeo enviada a la BBC. El hecho se ha producido, pero aún parece más decepcionante que el primero. Puede que contente a algunos de los antiguos miembros de Batasuna por cuanto se asegura que la banda está dispuesta a estudiar los compromisos de la Declaración de Bruselas, pero no hay nada más. Más bien parece que ETA ha reaccionado a la frustración que produjo en la izquierda abertzale esa primera posición. Simplemente, agradece a los firmantes de esa declaración su iniciativa, es como una disculpa por su primer comunicado, pero sigue postergando para un futuro lo que desde Bruselas se le solicitó: el alto el fuego permanente y verificable. Esta demanda venía firmada por una veintena de personas de la escena internacional, entre los que destacaban cuatro Premios Nobel (los sudafricanos Desmond Tutu y De Klerk y los irlandeses Mary Robinson y John Hume) y el apoyo que le ofreció la Fundación Nelson Mandela. La propuesta está basada en la experiencia irlandesa, por eso solicita alto el fuego "verificable", porque en ese conflicto intervenían varios grupos terroristas, tanto independentistas como unionistas. La Declaración de Bruselas no es suficiente, a ETA sólo le cabe ya anunciar el alto el fuego definitivo, pero ni siquiera llega a ello. Es más, la misma noche del domingo se produjeron sucesos de violencia callejera en algunas zonas de Bilbao, a la vez que los empresarios han constatado que sigue la extorsión económica. El Gobierno debe mantener su posición de que sólo considerará válido el anuncio definitivo de la entrega de las armas y de que ese paso no abrirá ningún proceso político de diálogo con Batasuna, porque eso supondría otorgar un beneficio a quienes han querido imponer sus ideas a base de sangre y dolor.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios