La ventana

Luis Carlos Peris

Ea, a cambiar membretes toca

AQUÍ no más parece que la cuestión es volver loco al probo funcionariado de Correos a la par que aliviarle la crisis a los dueños de imprenta. Con el ridículo cambio en el nomenclátor se perturba a los repartidores de correspondencia, pero como no todo ha de ser negativo en estos caprichos, pues convengamos que a los maestros impresores les viene como el agua a los garbanzos. Un buen número de membretes que habrá que cambiar, pues la calle José María Pemán ya no será tal sino Escritor José María Pemán, así como Peñarroya pasa a llamarse Villa de Peñarroya y para dar con José Saramago habrá que añadir Antes General García de la Herranz. Cambios, cambios y cambios en los nombres de las calles cuando lo que nadie podrá cambiar es lo que pasó antaño. La Historia, así con mayúsculas, es inamovible se ponga como se ponga el cabeza de huevo que ordena este batiburrillo sin sentido alguno.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios