palabra en el tiempo

Alejandro V. García

Economía teológica

CADA vez es más difícil eludir la palabrería de quienes están legitimados (o se creen bendecidos) por su cargo a predicar sobre esto y aquello. Bien es verdad que la culpa no es tanto suya como de quienes los persiguen para transcribir no ya las ideas, sino hasta las confidencias que se cuelan por los micrófonos mal cerrados. Son unos elegidos que hablan, escriben, recetan, desacreditan, se explayan y sermonean. Por si no tuviéramos poco con las agorerías de Cristóbal Montoro (ministro de Hacienda), Luis de Guindos (de Economía) y Fátima Báñez (Empleo), el domingo el arzobispo de Granada aprovechó la fiesta del patrón, San Cecilio, un santo que no existió, para dictar su lección de lo que podríamos denominar economía teológica, una nueva ciencia mitad teodicea mitad neoliberalismo. En la Abadía del Sacromonte, Francisco Javier Martínez acusó enfáticamente a España de ser un país "subsidiado" y plagado de "funcionarios" que sólo con la fe en Dios puede resolver el problema del paro. Y más: "No esperes a ver si te dan un trabajo, invéntate tú algo, piensa en alguna necesidad. Todos podemos. Estoy refiriéndome a un cambio de mentalidad y ese cambio de mentalidad tiene que ver con la fe". Más no se puede condensar en una sola píldora.

Los compañeros de granadaimedia.com (el blog que cazó la homilía) se preguntaban con razón cómo el representante de una institución que ha recibido del Estado este año más de 13 millones de euros la toma contra los subsidiados. El arzobispo no aclara contra qué subsidiados, pero no nos equivocamos, me temo, si pensamos en los desempleados o en los beneficiarios del antiguo plan de empleo rural, etcétera. La alusión a los funcionarios resulta igual de terrible. ¿Qué tienen que decir, por cierto, los funcionarios católicos? Ese imperativo "invéntate tú algo" parece primo hermano de la manida cita (síntesis del neoliberalismo) que aconseja no dar pescado al hambriento sino una caña de pescar. ¿Se imaginan a todos los subsidiados sin subsidio pero con su caña de pescar? ¿Y a los funcionarios aplicados de 8 a 3 a pinchar gusanos en los anzuelos?

Es curioso, por cierto, que en el Congreso Federal del PSOE de Sevilla las federaciones, desesperadas por sumar atributos de izquierda, propusieran la supresión de la asignación tributaria del 0,7% a la Iglesia Católica, así como lograr "cotas de laicidad" similares a Francia. ¿Ya no se acuerdan los socialistas cuando hace tres años, coincidiendo con la llegada del secretario del Vaticano Bertone, rechazaron en la Comisión de Justicia del Congreso una proposición del Grupo Parlamentario de ERC-IU-ICV para avanzar en la laicidad que incluía la revisión de los acuerdos con la Santa Sede?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios