Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Edu, un roto para la bonanza

Inmerso el Betis en una buena racha, la lesión del paulista evidencia que la relación con la fortuna apenas existe

DENTRO de la bonanza que se respira actualmente en el equipo bético, no confundir con la que vive el club, una noticia emponzoña la cosa. La noticia se generaba el miércoles en la fresquita noche levantina del estadio Castalia. Ocurrió justo en el momento de hacer el gol que le abría la eliminatoria copera a su equipo, que todo fue levantar una mano para celebrarlo y llevarse la otra al muslo en señal inequívoca de que la cremallera muscular había vuelto a descorrerse. Malísima noticia después de la buena que significa tres partidos, tres victorias, siete goles a favor y ni uno solo en contra, que tales son los números.

Es complicado que en este Betis que tanto sufren los béticos pueda alcanzarse un pleno de noticias agradables. Recuerdo que cuando la última gran gesta verdiblanca, el precio fue carísimo, ya que al triunfo sobre el Chelsea iba a ponerle sordina la lesión de Ricardo Oliveira, el hombre gol de aquel equipo que había ganado la Copa con un tanto suyo y que se había metido en Champions gracias a su noche de Mónaco. Cayó para un puñado de meses y las circunstancias hicieron que nunca volviese a enfundarse la rayada en verde, blanco y verde. El equipo notó la ausencia y se fue de la cima de Anfield a la sima de la noche con Steaua más tribulaciones posteriores.

Ahora sucede a la grave lesión de Mark González la recaída de Edu y ya se sabe que las recaídas multiplican el daño en las lesiones musculares. Un músculo roto de nuevo por el mismo sitio tarda en recobrar la calidad, pierde elasticidad, pueden surgir las calcificaciones y casi siempre es el quirófano la salida. Esperemos que lo de Edu se quede en una recaída y que esas seis semanas previstas sean eso, sólo seis semanas. Mucho tiempo para un Betis que tiene ahí su talón de Aquiles, en la falta de un hombre que sea referencia en ataque y que meta goles, aunque sea de vez en cuando. La suerte revolotea sobre todo juego y está claro que el Betis no se lleva bien con ella.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios