Desde el fénix

José Ramón Del Río

Educación se escribe con H

UN amigo me envía un vídeo de la toma de posesión de la que fue ministra de Educación, Mercedes Cabrera, en el que se aprecia con claridad que en la cartera ministerial que le entrega la vicepresidenta del Gobierno reza grabado en letras doradas "Ministerio de Heducación". Asimismo, en el vídeo puede verse que, cuando observan la falta, ríen e, incluso, la vicepresidenta parece querer tapar y luego borrar, con la mano, el rótulo. Como ya uno peina canas y no vi, en su día, que una escena tan chusca hubiera sido comentada en los medios de comunicación, cuando de ser cierto el vídeo, hubiere dado la vuelta al mundo, procuré investigar un poco y efectivamente, parece que se trata de un montaje (fake lo llaman los entendidos) de una web. En realidad, en la cartera que se entregaba el título estaba efectivamente equivocado, pero el error consistía en que decía "Ministerio de Educación y Cultura", cuando debía decir de Política Social y Deportes. Por tanto, nuestras autoridades educativas no habían escrito Educación con H.

Esta letra, que es la única del alfabeto que no tiene sonido alguno, aunque en España hasta el siglo XVI se pronunció aspirada, convirtiéndose casi en una J (dando lugar a palabras tales como "jondo" para el cante, "jalar" para describir la acción de tirar o "jolgorio", que viene de holgarse), ha causado siempre muchos problemas a los escolares y también a algunos mayores que remediaban, antes, con el "Miranda Podadera", y ahora, con el corrector ortográfico del ordenador.

Mi amigo, al mandarme el vídeo me ha recordado la divertida obra de Enrique Jardiel Poncela Amor se escribe sin H. No tengo espacio para contar su argumento, pero sí la tesis del autor, consecuencia de las actuaciones de su personaje, la ninfómana Lady Silvia, que coleccionaba maridos y amantes, y que consiste en que todas las cosas importantes se escriben con H (hijos, honor, honradez, hombre, hostia, habilitado, porque paga, humorismo, amigo, que, cuando es de verdad, se le llama hermano) de forma que la obra concluye con la crítica de que no puede tomarse en serio el amor, porque se escribe sin h. Siguiendo la tesis de Jardiel, yo creo que educación, como es una cosa muy importante, debía de escribirse con H, tal y como aparece en el vídeo que manda mi amigo. Si algo hay importante y necesario en España es la educación, por lo que, si no escribirla, podemos pronunciarla con H, que, como es muda, no suena. Es indudable que mucho se ha mejorado en los comportamientos y en las maneras, pero nos queda mejorar también en los niveles educativos de nuestros niños y jóvenes, en las ciencias y en las letras.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios