La ventana

Luis Carlos Peris

Efectivamente, la vuelta atrás no es posible

IMPOSIBLE la vuelta atrás, la vida sigue y cuando el he dicho de Antonio Burgos retumbe en los altos espacios del Maestranza ya no habrá retorno posible y todo se enfilará en busca de la gran celebración, en lo que se va a vivir en esta Jerusalén por siete días que es Sevilla. Hoy es Domingo de Pasión y los que no hayan encontrado un hueco en el coliseo del Paseo de Colón estarán pendientes de la radio, de la misma manera que estuvieron nuestros padres aquel mediodía en que el tranvía guardaba silencio para que no se perdiese una coma, un énfasis, de lo que Antonio Rodríguez Buzón desgranaba ante el atril del San Fernando. Hoy se asemejará, doy fe, a lo de aquel 11 de marzo de 1956 en el teatro sevillanísimo de la calle Tetuán, pero será frente al río para que, como los toreros buenos, alcance a hombros la vida normal. Hoy debe ser un gran día en el día a día de una Sevilla loca por no perder sus esencias, seguro que sí.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios