Visto y Oído

Antonio / Sempere

Egm

ACABA de hacerse pública la nueva oleada del Estudio General de Medios y, como sucede siempre, todos han ganado. Para sacar el jugo a los datos del EGM conviene mirarlos al revés, escudriñando a los otros, a los que no aparecen en esos titulares donde cada medio arrima el ascua a su sardina y todos están de celebración. De todos los datos publicados, que no son pocos (prensa nacional, prensa regional, emisoras nacionales, radiofórmulas…), hay uno que me ha llamado la atención, y que quiero traer hasta aquí. Me refiero a Ràdio 4 (obsérvese la tilde). A la emisora con que cuenta Radio Nacional en Cataluña, que emite su programación, íntegramente, en la lengua propia de esta comunidad. El EGM asegura que cuenta con 8.000 oyentes, matizando que ha subido la cifra en 2.000 desde la anterior medición y 4.000 más que en la oleada de hace justo un año.

A ver si me explico y a ver si nos situamos en el intríngulis del asunto. Hasta el año pasado escuchaban Ràdio 4 no más de 4.000 oyentes, que ahora, habiendo duplicado la cifra, son 8.000. ¿Cuántas emisoras locales, en ciudades como Sanlúcar de Barrameda, El Puerto, Algeciras o Jerez de la Frontera por no salir de la provincia de Cádiz cuentan entre sus oyentes con un colectivo superior a los 4.000 oyentes?

Desconozco el presupuesto real con el que cuenta Ràdio 4, pero no hace falta ser un experto en Comunicación o en Recursos Humanos para adivinar cuánto puede llegar a costar una plantilla capaz de levantar una programación completa, variada en géneros, y exigente en calidad, en una radio pública pagada con dinero público.

Todo ello para sólo 4.000 oyentes el pasado año y para 8.000 en la actualidad. Nada más. Luego están las radios autonómicas catalanas y las radios locales públicas, tambien en catalán. ¿No parece este asunto una verdadera desmesura?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios