Dice el refrán que más vale prevenir que curar, así que, mientras se ejecutan las obras de remodelación en la plaza del Salvador, lo mejor es guardar a buen recaudo la escultura de Martínez Montañés. El embalaje protege y esconde la figura del gran escultor hasta nuevo aviso.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios