La ventana

Luis Carlos Peris

Empaque y orgullo de 'La Pepa' itinerante

ESTÁBAMOS en la fría mañana del último día de noviembre de 2009 a la espera de una botadura emblemática, la de un galeón que parecía sacado del arcano más remoto y que atendía al nombre de Andalucía. Ocurría todo en Punta Umbría y cuando la arboladura desnuda del mayestático barco se recortó al cielo de la Isla de Saltés, un sentimiento de emoción se hizo general y muy particularmente en el padre de la criatura. Esa mañana preinvernal se le encogieron los adentros a Juan Salas Tornero, el generador de una obra que iba a ser orgullo andaluz en la Expo de Shanghai y que presentó sus credenciales de embajador por un sinfín de puertos yendo contra el sol y volviendo a favor del astro rey. Y ahora se dispone, nada más y nada menos, que de publicitar La Pepa por los puertos españoles como campanada o despertador que sirva para, dos siglos después, hacer ver qué significaron las Cortes de Cádiz.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios