PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Empresarios versus bancos

EL plan para pagar deudas de las administraciones públicas a las empresas privadas es otro ejemplo de que los bancos acaban ganando tanto a las maduras como a las duras. Incluso en estado de emergencia económica y social. Hacen negocio con la desesperación individual y colectiva. Los bancos están rechazando como avales, para dar crédito a los empresarios, la mayor parte de los documentos de reconocimiento de deuda expedidos por las administraciones públicas a esas empresas que sufren la morosidad. Les dicen que son los pagarés menos fiables. Y ahora que el Gobierno plantea una estratagema para desastascar el embrollo de deudas que está destruyendo sociedades y empleos, los bancos van a ganarle dinero mediante los intereses que le cobrarán al Estado (vía el Instituto de Crédito Oficial) para financiar esa operación. Es el mismo sector bancario que recibe ayudas por el Estado para sanear sus pufos. El mismo que compra deuda pública española y fondos del Banco Central Europeo para hacer negocio con el dinero que debería reactivar la economía productiva y el consumo de bienes y servicios.

El plan del Consejo de Ministros induce a las empresas más desesperadas a renunciar a los intereses de demora, y sobre todo a hacerle una quita a la deuda. El mensaje es cobrar algo como sea a cambio de perder dinero. Sin embargo, cuando se toman medidas para ayudar a los bancos, éstos se las ingenian, endosándole el coste al prójimo, para convertir el auxilio en lucro.

El estrangulamiento del crédito es tan grave que apuntilla a empresas solventes y cumplidoras en la devolución de préstamos. Las dejan en la estacada. Los empresarios no tienen el hábito de movilizarse en la calle. Pero tienen motivos más que suficientes para manifestarse con pancartas ante los bancos. Muchos tirarían ahora a la papelera los clichés ideológicos y firmarían en favor de una reforma para constituir una potente banca pública que les permitiera salvar sus empresas y no depender de la banca privada.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios