La ventana

Luis Carlos Peris

Encierros, nublados y tormentas

ENCIERRO pamplonica, mar océana por delante y una bruma que no te permite ver el horizonte, esa línea en que se une el cielo con el mar. No es nostalgia de una calor que resulta habitual, pero en este primer día junto al mar, más que estar en esta sucursal del paraíso parecía que andábamos por cualquier puerto de mar norteño. Un fresquito agradabilísimo con amenazante nublado, algo infrecuente en la zona mientras que en Sevilla empezaban las novilladas sin caballos. Iniciativa gratificante esa búsqueda de nuevos valores que ayuden a sacar a la Fiesta del delicado momento que vive. Paralelamente, la ciudad intenta blindarse ante la primera visita de un presidente yanqui en un alarde de prudencia lógico en la convulsión que vivimos, pero que suena una barbaridad a aquella Bienvenido, mister Marshall que tan bien retrataba nuestro innato papanatismo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios