La ventana

Luis Carlos Peris

Enharinarse la patita ya no hace falta

TODO al revés, los pajaritos contra las escopetas en una tesitura que nos hubiera resultado incomprensible hace dos telediarios. Nos ha caído una plaga inimaginable que cada día, o cada hora, nos envía una andanada de sectarismo caprichoso con la prohibición como común denominador, como eje conductor de una filosofía que llegó con la tolerancia por bandera y que no era más aquello del lobo que se enharinaba la patita para, mediante incursión por debajo de la puerta, confiar a sus víctimas. Pero ya no pega la artimaña, ya van a cara descubierta y a la misma vez que el mandarinato confirma que, tras la vuelta del socialismo a la Alcaldía, ya no hay que bloquear más a Sevilla, una concejala de Alicante se remanga y propone bombardear las plazas de toros mientras los taurinos repelen las agresiones desmonterándose en Pamplona. Vivir para ver... y llorar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios