La ventana

Luis Carlos Peris

Epístola de elogio para una figura

TARDARÁN mucho en cauterizar, si es que cauterizan, las heridas abiertas en todo lo que significa el toreo para Sevilla. Y ahora que duelen tan profundamente esas heridas no hay más remedio que saludar de forma elogiosa el gesto de un torero que fue figura de verdad. En la actualidad se le dice figura del toreo a cualquiera sin reparar en que ser figura del toreo lleva implícita una cantidad de requisitos que ahora no se dan. Una figura del toreo auténtica es el que está capacitado para llevar el toreo sobre sus espaldas mediante el ordeno y mando a la hora de elegir sin admitir injerencias. Quizá la última figura que soportó el peso de esa púrpura fuese Juan Antonio Espartaco, torerazo ante el que me descubro por lo que fue y por lo que sigue siendo. Su gesto de aceptar el purgante de hacer el paseo en Sevilla para protegerla es para que le estemos agradecidos de por vida.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios