A punto de reabrir sus puertas la Colegiata del Divino Salvador y mostrar a la ciudad la gran obra de restauración que se ha realizado, seguimos soportando la imagen negativa de la escalinata de entrada con restos de botellas, latas y plásticos de los que mal utilizan el lugar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios