PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Escuela taller de política

ES preocupante que en cuestiones tan básicas como la formación y el empleo no se pongan de acuerdo el Ayuntamiento de Sevilla y la Junta de Andalucía. La Concejalía de Empleo (IU) y la Consejería de Empleo (PSOE) tienen modelos diametralmente opuestos sobre los medios y los fines que debe tener la creación de cualquier escuela taller. Lo único bueno de su pulso es que dan datos que se callan habitualmente. Y la verdad nos hará más libres para ser más eficaces. De la escuela taller de cerámica ligada a la restauración, a trancas y barrancas, de la Plaza de España, sólo un 7% de los jóvenes que han aprendido y trabajado ahí encontraron un empleo en el sector ceramista. Política y socialmente, ese demoledor dato es mucho más importante que inventarse ahora una conmemoración que no viene a cuento sobre la Expo del 29.

Habrá que montar una escuela taller de política para este debate: ¿Hay que asignar a chavales la restauración de monumentos y el equipamiento de los barrios, o conviene más formarles en lo que demanda el mercado laboral?. Tanto los albañiles que estrenan mayoría de edad como los cuarentones se han quedado fuera de juego por el tremendo y previsible parón de la construcción. Más fácil es, por cuestión de edad, que los jóvenes aprendan de raíz nuevas materias y oficios. Y más lógico será que el Ayuntamiento afronte su Plan de Barrios contratando a desempleados muy avezados. Y que dicho plan, bastante ligado a la reurbanización de zonas, englobe la construcción de centros sociales, adecentamiento de espacios verdes, instalación de parques infantiles, montaje de vestuarios y duchas al lado de canchas, entre otros cometidos ahora destinados a los aprendices de escuelas taller, que al terminar su contrato lo tienen más que difícil para lograr un empleo, dada la competencia que hay por delante. Son el más de lo mismo.

Tenemos gran experiencia en crear fábricas de parados. Las universidades lo han sido. El fracaso escolar del sistema educativo obligatorio lo es, y no sólo en los barrios obreros. Reivindico la necesidad de escuelas taller por todos los distritos de Sevilla. Pero los barrios, para su bien, necesitan algo mucho más importante que vestuarios y duchas: Jóvenes con magnífica formación en oficios ligados a la informática, la electrónica, las energías renovables y la aeronáutica. Donde hay empleo y futuro. Donde era previsible, pero, para escarnio general, faltan profesionales.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios