La ventana

Luis Carlos Peris

La Esperanza fundió a Sevilla y Triana

HABLABAN los iniciados de rozar la alboreá y llegó a casa con el sol en todo lo alto en una calle Pureza convertida una vez más en pórtico de la gloria según Triana. Fue un baño de calor amoroso de esos que sabe dar Sevilla, pues no olvidemos que eran las cinco de la madrugada y la Esperanza aún no había cruzado la frontera natural que traza el río. Me quedo, sin embargo, con la visión de la Esperanza en el Ayuntamiento, pero mirando a la Sevilla real, a una Sevilla entregada a la morena guapa de calle Pureza. Emotiva película con entrañable banda sonora de campanilleros de toda la vida mediante el hilo conductor de la marcha de la Coronación para rematarse con la Salve marinera mientras todo un pueblo se arrobaba con la Esperanza de los trianeros. Comunión absoluta entre la Sevilla de siempre y esa Triana entregada a su Virgen guapa para el acabóse por el barrio, que no es un barrio cualquiera.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios