editorial

Esperanza en el turismo

LA Semana Santa que ahora termina ha significado el primer examen serio al que se está sometiendo el turismo en Andalucía para verificar si son ciertas las expectativas puestas en la evolución positiva de un sector que representa el 11% del PIB de la región y al que también le ha alcanzado de lleno la crisis durante los dos últimos años. La previsión para este periodo vacacional era muy alentadora. La Administración autonómica había previsto una ocupación media de los establecimientos hoteleros y casas rurales de la comunidad autónoma de un 75%, once puntos más que hace un año, pese a que entonces el Gobierno andaluz ya calificó de "éxito" el volumen de estancias. Por provincias, Sevilla ya tenía asegurada la cobertura del 70% de su oferta, Málaga el 65%, Granada el 63%, Cádiz el 62%, Córdoba el 57% y Almería el 56%. De todos modos conviene tener en cuenta que para alcanzar el grado de ocupación medio que avanzan las estimaciones hay que contar con la afluencia de última hora de los visitantes, de la que carecemos todavía de datos precisos. Han sido positivas, en este sentido, las campañas de promoción desarrolladas por la Junta durante estos días en zonas emisoras de viajeros nacionales, como Madrid y Barcelona. El mal tiempo que ha estropeado algunos de los días clave de la Semana Santa puede haber frenado esos deseos y truncado las cuentas iniciales, en especial de los que se dirigen a destinos costeros de sol y playa. Pero hay confianza en los comportamientos de los visitantes nacionales y también en la recuperación de turistas internacionales, sobre todo los procedentes del mercado alemán, después del crecimiento económico que viene experimentando la locomotora europea, así como de los países nórdicos, y también de Francia e Italia. De momento, en los dos primeros meses del año los repuntes en las pernoctaciones se han incrementado en un 4,2% y también ha crecido en un 2,2% el gasto medio de los turistas. La crisis en países competidores y próximos, como Túnez y Egipto, también ha ayudado. El optimismo de que hace gala la Consejería de Turismo está prendiendo también entre los profesionales del sector. Una muy buena noticia para una región con un millón de parados y en la que el resto de sectores económicos todavía no dan síntoma de recuperación. Los datos que conoceremos pronto van a ratificar, sin duda, las razones para este optimismo sectorial.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios