Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Estrellas...

FIESTA con Mario Vaquerizo en la MTV en la noche de Reyes: cada vez es más difícil diferenciar al marido de Alaska y a las Nancys Rubias de la cuadrilla chanante de Joaquín Reyes. Son mundos paralelos en la cuarta dimensión. La del esperpento.

Cuando el esperpento se hace involuntariamente puede ser que detrás esté la batuta excesiva de José Luis Moreno (no cuentan las amoniacales astracanadas de sus sobrinos, los de las series). Tú sí que vales para llenarse el bolsillo. Reyes y estrellas se llama lo que perpetró en la noche de La 1 el día en que Mario Vaquerizo comentaba a su manera los mejores vídeos del año. En la cadena de TVE aparecía Ana Obregón y dos presentadores de tetra brik de oferta, Guillermo Martín y Aitor Trigos. Nada que hiciera sombra a la plástica madre de Alex, aquel niño comemicrófonos que por fortuna parece haber madurado sin traumas. Reyes y estrellas. Un nombre de esos evidentes y feos, como si fuera de Canal Sur, para una gala más plana que Castellón y más previsible que un final de Pocoyó. Sólo se puede arrojar una virtud al regalo de la TVE pre PP a José Luis Moreno: que nos hizo rejuvenecer a todos. Por un momento parecía que estábamos en 1993, en uno de esos programas de apoteósico despilfarro cuando la cadena pública competía con las privadas con el armamento importado de Italia. Nada nuevo de lo que ha hecho el ventrílocuo durante los últimos lustros: plató discotequero, pista con lamparones e intérpretes de medio pelo, tipo OBK y triunfitos. Y Lina Morgan. Y Marisa Porcel. Qué pereza de año.

Andalucía Directo, por cierto, abría ayer tarde con los nudistas dispuestos a conseguir las prendas en rebajas por la cara. Después, como ciudadanos, no exijamos dignidad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios