La tribuna económica

Gumersindo Ruiz

El Euríbor y la economía

SI los tipos de interés son importantes para la economía, el Euríbor es crucial para miles de empresas y familias que dependen de sus subidas y bajadas casi para sobrevivir . Este tipo, que se calcula como una media ponderada de las operaciones que diariamente se cruzan entre entidades financieras, tiene la cualidad de servir de referencia sobre la cual se calculan los pagos y cobros de hipotecas y otros préstamos y productos de ahorro.

Durante años, los bancos centrales han estado fijando el tipo que en cada momento consideraban más conveniente para el buen funcionamiento de la economía, buscando un equilibrio entre favorecer el consumo y la producción mediante tipos relativamente bajos, o cuidar, elevándolos, que no se disparara la inflación. Los tipos del interbancario o Euríbor seguían, con pequeñas desviaciones, lo fijado por el Banco Central Europeo (BCE). Sin embargo, desde el verano de 2007 hemos visto diferencias notables entre el Euríbor y el tipo oficial; pese a los esfuerzos del BCE proporcionando liquidez, cada vez que se producía un suceso que hacía perder la confianza en las entidades financieras, el mercado de préstamos interbancario se retraía y el Euríbor subía. De esta forma, frente al 4% oficial que hemos tenido casi todo el año, el tipo efectivo ha estado más próximo al 5,5. Sólo cuando los gobiernos intervienen de forma drástica intentando dar seguridad a las entidades financieras se reduce algo esta diferencia, y aún hoy, con tipos al 3,75%, el que de verdad se utiliza para fijar los de las hipotecas lo supera en un más de un punto.

Esta situación tiene que corregirse. En EEUU los tipos de interés han bajado hasta un 1% y esperamos que el BCE los sitúe en el 3,25% dentro de un par de días. Este debería ser el tipo al que tendieran todas las referencias, pues es el que el banco central considera adecuado en las actuales circunstancias de la economía. La política monetaria no es de fácil ni de inmediata transmisión, pues los tipos no se aplican hasta las fechas estipuladas en los contratos, y tienen un alcance limitado para los nuevos préstamos dadas los problemas crediticios y consiguientes restricciones; aún así, el impacto en la economía familiar y la empresa de aplicar tipos alrededor del 3% se haría sentir y sería beneficiosa en los momentos actuales, tanto para ellas como para las propias entidades financieras, al aumentar la capacidad relativa de pago de los acreditados.

En otras ocasiones hemos comentado que si el Euríbor no se corrigiera acercándose al tipo del banco central, sería necesario, por las razones expuestas anteriormente, que se actuara dando garantías a las operaciones interbancarias, penalizando las posiciones de exceso de liquidez de las entidades en el banco central o, llegado el caso, suspendiendo temporalmente el cálculo del Euríbor y sustituyéndolo a efectos prácticos por el tipo oficial.

Estas propuestas que en otro momento podrían parecer extrañas, hoy no lo son, pues cada día nos sorprenden nuevos acontecimientos, y si algo se hecha en falta es capacidad para adelantarse a los mismos con una cierta dosis de audacia.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios