Las dos orillas

josé Joaquín / león

Europa extraviada

NO hay motivos para el optimismo en Europa a medio plazo. A pesar de los acuerdos formales de Merkel y Hollande con Tsipras, el tercer rescate de Grecia y todo eso, el problema es más profundo. Europa está extraviada en sus ideas y sus ideales. Y hay unos enfrentamientos territoriales fuertes, que además están creciendo, entre el Norte y el Sur. No tanto entre sus gobiernos como entre sus pueblos. Porque si los líderes están confusos, una amplia parte de la población está equivocada. Unos creen que el dinero llueve del cielo, y otros están hartos de poner el dinero para que siga lloviendo tan alegremente.

Europa en los últimos siglos fue un proyecto difícil. Los nacionalismos, autoritarismos y regímenes de extrema derecha y extrema izquierda han producido en Europa dos guerras mundiales, entre otros conflictos bélicos, en los últimos 100 años. Se habla de memoria histórica y repiten los errores. Avanzamos y retrocedemos. Ahora estamos en uno de los momentos regresivos dentro de los ciclos de la historia explicados por Arnold J. Toynbee. Intentan destruir lo que ha funcionado.

La Europa actual fue creada por el centro derecha (democristianos, conservadores y liberales) y por el centro izquierda (socialdemócratas y socialistas). Eso que se ha dado en llamar la casta creó el bienestar social en Europa occidental. El problema ha llegado en el siglo XXI. No con la unión política, sino con las distorsiones causadas por unas políticas económicas erradas, que han llevado al rescate de Grecia, Portugal e Irlanda y a unas reformas duras en España e Italia.

Este escenario ha dado alas a unos populismos de izquierda (inicialmente ajenos al sistema) que han crecido en los países donde se sufrían los recortes y se recibían las subvenciones y rescates. Y a unos populismos de derecha como el Frente Nacional (que puede ganar en Francia) y otras fuerzas emergentes en países del centro y norte de Europa, donde también se vive peor, porque las subvenciones y rescates son pagados básicamente por ellos y restan prosperidad a sus propios países. No es sólo falta de solidaridad.

Volvemos a lo principal: Europa está extraviada porque se ha olvidado de su razón de ser. Y porque los nuevos populismos pintan a Europa como un monstruo, cuando fue concebida como la unión de las democracias, frente a las dictaduras, los crímenes, los muros y los telones de acero.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios