Visto y oído

Francisco Andrés / Gallardo

Evaristo

EN este verano van a juzgar el litigio de la guerra del fútbol entre Sogecable y Mediapro, a ver si se aclaran. Ya que van a tener tarea los fiscales y magistrados con el balón, propongo incluir en la causa a JJ Santos, por daños a la audiencia en sus retransmisiones de Telecinco (vendidas a buen precio por Sogecable para fastidiar al enemigo). El repasillo del Real Madrid al Barcelona estuvo a punto de comenzar con tragedia, ya que no se les ocurrió otra cosa que recordar el pasillo de 1988 justo cuando se iban a producir en directo las imágenes que estaban esperando los madridistas. Ahí estaba JJ suplicando que pararan máquinas al control de realización. Se salvaron por segundos.

A Telecinco no se le puede pedir todavía nivel futbolístico. Lo que tienen engrasada es la pringue de los realitys. Y en esta ristra no podemos quedar indiferentes ante el pifostio oteísta de Risto. Mejide propina cada martes sus bofetones "a los niñatos" de la academia. Los que se lo merecen. Es una artimaña grandiosa, adictiva. Sólo por la leche condensada que destila el momento, merece la pena caerse por el karaoke a medianoche. En una edición de malísimos cantarines y peores alumnos (todo planificado), Risto tiene razón. Este martes también le dio el repasillo a Jesús Vázquez, por excederse en su papel, jugando a poli bueno, el defensor de los chicos. "A ellos le pagan por cantar, a nosotros por opinar y a ti por presentar", le soltó Evaristo Gafotas con saña. Jesús se atrevió a cuestionar al director de la academia, Ángel Llácer, por sus razonables reproches a Tania, la contestona. Este puchero está sobrado. El que va OT sabe a lo que va. Los niños cantores oyeron siempre en su casa lo monos que son y lo bien que entonan. Por eso les duele sobremanera las ristadas. Telecinco apela a la audiencia y proclama que se les dé en el colodrillo. Eso es lo que hay.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios