Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Extraordinario, quinto de España sin ganar nada

QUE oficialmente haya sido declarado el Real Betis Balompié como el quinto club con más audiencia televisiva da una imagen clara de su potencial. Que no sólo sin necesidad de ganar, sino moviéndose en la ciénaga de la mediocridad más incontestable, ocupe el lugar que ocupa es para pensar una vez más en qué sería de él de estar medianamente bien dirigido. De nuevo surge lo de que buen vasallo si tuviese buen señor.

Creo que aunque el bético esté ya harto de tanto Kilómetro Cero como jalona la contemporaneidad de su querido club no queda otra que confiar en ese tándem joven que ahora maneja la barca. Confiar en ellos y no dejar que los mercaderes se acerquen al templo de ninguna de las maneras. Ese potencial, indudable, magnífico, no puede caer ni una sola vez más en esa especie de territorio comanche que tanto daño le hace aunque no haya sido suficiente para abatirlo.

Ser el quinto en audiencia jugando de forma zarrapastrosa y sin dar una sola satisfacción tiene de lectura positiva lo de qué sería ganando alguna que otra vez. Y a eso de ganar alguna que otra vez y de jugar de forma aceptable es, debe ser, el objetivo ineludible del sevillanísimo club de las trece barras y corona. Nuevamente en un Kilómetro Cero tan familiar en la vida de este Betis alanceado torticera y vanamente, el tren pasará otra vez por su puerta y hay que detenerlo.

Quinto en audiencia y lo más curioso es que, en la intentona habitual de aguarle el vino, hay quien denuncia su poco predicamento internacional. ¿Qué tirón va a tener allende los Pirineos si no los atraviesa? El poco que tenga ya es admirable y, de momento, hay que conformarse con ser el quinto de España jugando a nada y no ganando nada. Por todo esto, los que hogaño manejan la barca deberían actuar con tino para no dilapidar tamaño caudal de afecto y popularidad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios