El buen yantar

Juncal / Dirección: C. Comercial Plaza De Armas

La Fábrica

LA leyenda urbana cuenta que la idea de fundar La Fábrica fue de dos antiguos empleados de la Cruz del Campo que se salieron y, aprovechando los conocimientos que tenían, montaron una mini factoría de cerveza, con la particularidad de poder tomar la cerveza tal y como se producía. Cerveza natural de dos tipos: rubia y tostada, y además en un sitio histórico: en la antigua estación de Plaza de Armas, en el que está considerado como uno de los mejores Centros Comerciales de España, enfrente de donde estaba la antigua cantina de la estación, donde tantas tostás con aceite se han servido antes de ir para Huelva; cantina que tantos finales de juerga nocturna habrá vivido. Allí justo está La Fábrica, y además siempre llena. Triunfando.

Tienen una terraza que es todo un espectáculo, cuidada y bien atendida, que si no fuera por tanto coche, pasaría a ser la primera del ranking por encima, incluso, del Huracán. Tiene una muy buena barra, con cómodos banquitos, bien atendida y bien dirigida. Han puesto unos barriles con auto-tirador y control en pantalla de ordenador que pueden ser divertidos.

La cerveza es distinta. La rubia es tipo de trigo, fresca y agradable. Entra bien. La tostada es más osada. Me gusta, pero para determinadas ocasiones. Tratan muy bien las jarras, que las tienen siempre refrescadas con agua en un original mueble.

Complementan la cerveza con buenos vinos: Campo de Burgo, Campo Nubile y tienen el fino San Patricio helado; y también con una oferta gastronómica muy variada: chacinas, berenjenas fritas, berenjenas con parmesano, bacalao dorado, muy buenas salchichas a la plancha o gambas rebozadas. Hacen bien los fritos, me quedo con el adobo y con los chocos. Buen atún encebollado y carrillada estofada. Y de postre flan de huevo…

Me sorprendió gratamente que tiene un brandy excepcional y raro de encontrar, el Rango de la Bodega Garvey. Todo un lujo para una cervecería que es especial, distinta; una pequeña fábrica de cerveza con todos sus aditamentos. Realmente han conseguido crear un espacio distinto en Sevilla, con un público distinto: turistas y sevillanos unidos por un amor a la cerveza. Y en La Fábrica la quieren tanto que la crean, la miman y la entregan para nuestro disfrute.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios