PASA LA VIDA

Faltan mujeres en la dirección económica, financiera, laboral y sindical

COMO el brandy que era sólo cosa de hombres, la gestión del empleo en nuestra sociedad no ha visto la paridad ni por asomo. Inmersos en el fin de semana del Día de la Mujer Trabajadora, obsérvese que las mujeres son las mayores víctimas del mercado laboral y le siguen vedados los puestos de representación y dirección del empleo, el desempleo, los recursos humanos y la mediación sindical. Llamó la atención que por vez primera una mujer fuera elegida para dirigir las Fuerzas Armadas. Pero, ¿cuánto vamos a tardar aún en ver, siquiera por casualidad, a una mujer en los principales cargos de las organizaciones empresariales y sindicales? O como ministra del Trabajo, una cartera que también sigue siendo cosa de hombres, igual que la de Economía. Los hombres reparten, y se llevan la mejor parte...

A día de hoy, existen más probabilidades de que una mujer sea presidenta del Gobierno que gobernadora del Banco de España, secretaria general de UGT o líder de la CEOE. En clave andaluza es un calco. Por el momento, para que una mujer tenga protagonismo en los poderes económicos ha de ser hija de Botín, vía rápida para que le confíen presidir Banesto.

Son las paradojas de una sociedad donde las mujeres suelen ser las que administran el presupuesto familiar y defienden los intereses generales de ancianos, adultos e hijos, amén de arrostrar la intendencia hogareña. Son más ahorradoras, escalonan las inversiones y compran con más criterio para gastar a tenor de un precio menos gravoso.

Hasta no haya muchas mujeres al frente de las instituciones económicas y laborales no se van a extinguir las escandalosas reglas del juego creadas por hombres para que las mujeres cobren un 26% menos de promedio que ellos en numerosos sectores, tengan que ocultar sus embarazos para no perder un contrato y sumen el 93% de los casos en los que se renuncia a un empleo por "necesidades familiares". Y los hombres, a lo suyo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios