Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Febrero se abrió nefastamente

Entre las masivas rotaciones y las escasas energías, Sevilla y Betis ven cómo sus objetivos se van alejando

JORNADA para olvidar si no fuese porque olvidándola se puede caer en el pecado de repetirla, claro que tampoco garantiza algo no repetirla el tenerla bien presente. Ciertamente, tanto el Betis como el Sevilla dieron un considerable paso atrás, uno empatando contra el favorito y el otro ante un Zaragoza que anda en la intentona de escapar de la zona de catástrofe. El Betis volvió a estrellarse en el maleficio del horario al no cerrar el triunfo cuando tuvo fuerzas, mientras que el Sevilla tiró de rotaciones en sobredosis cuando ya se sabe que las rotaciones deben hacerse a cuentagotas y sin resentir demasiado el peso específico del equipo.

Se le distancian al Betis sus antecesores en la tabla y se aleja el Sevilla de su objetivo. El primero dio una imagen similar a la del domingo anterior en Córdoba, léase muy buen fútbol mientras duran las energías; por la tarde, el Sevilla hipotecó el partido al centrar su principal atención a lo de mañana en el Coliseum Alfonso Pérez. De otra manera no se explica cómo en un compromiso tan vital como asequible se apela al tándem Lolo-Duscher para llevar el peso de la empresa. Mala jornada, por tanto, para un equipo que ve cómo se le aleja el objetivo y también para otro que sabe la trascendencia de estar en Champions para un club que no podría vivir sin ella.

Se dice que quizá al Betis le venga bien una pretemporada que restañe una condición física inadecuada, lo que alejaría aún más los objetivos. Si verdaderamente, el problema es más físico que químico, apaga y vámonos, pues para ello se necesita tiempo y si hay algo que falte en Betis, aparte de coherencia, es tiempo. Por parte del Sevilla, mañana tiene la posibilidad de devolverle a su clientela esa alegría que se truncó en La Romareda, de justificar que las masivas rotaciones estuvieron perfectamente razonadas. Son dos situaciones muy distintas, diametralmente distintas, pero con el común denominador de que la jornada del primer domingo de febrero fue nefasta.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios