La ventana

Luis Carlos Peris

Feliz Navidad y próspero… 2010

DENTRO del desmesurado número de mensajes recibidos en la turbamulta de la Nochebuena abundó uno que era como el retrato para una crisis. Adobados por cursiladas de toda laya, el común denominador, el más recurrente de todos, era el que junto al deseo de dichas y felicidades de todo pelaje finalizaba con un próspero año 2010 que no era errata sino raciocinio. Parecía imposible que tantas y tantos coincidiesen en el error y cuando tantos parecen equivocarse es que no hay error sino raciocinio. Y al cabo caía uno en que cuánta razón tenían cuantos obviaban el inminente 2009 porque de éste no cabe esperar nada bueno. Evitado como un obstáculo que te dificulta llegar al objetivo, pero sin que pase de la intención y sin que sea posible tirar a la cuneta un año que nos llega astifino y tobillero... según dicen los que aparentan saber de la cosa, pero que tanto no sabrían cuando no la pararon.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios