La ventana

Luis Carlos Peris

De una Feria de casetas abiertas

COMULGO con bastantes decisiones de Juan Espadas, ese buen alcalde hipotecado por unos socios que aunque caben en una berlina hacen mucho ruido. Tras la notable Semana Santa vivida y la barbaridad de mover el nomenclátor por impulsos sectarios y revanchistas, me parece una idea aceptable esa intentona de hacer más hospitalaria la Feria. Ya, ya sé que la Feria de Abril se convirtió en una fiesta única por el mero hecho de alargar el brazo del hogar a la caseta. Ya sé que una política de casetas abiertas desvirtuaría la esencia ferial, pero concertar con hoteles que las casetas que se quedan desangeladas en algunos momentos del día puedan ser ocupadas por turistas no me parece una mala idea. Sí ocurre, sin embargo, que podría ser que el turista tampoco encuentre en esa casetas sin alma lo que en sí fue el gran motor de la Feria, su animada interrelación.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios