Editorial

Financiación: aún hay tela que cortar

EL presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, recibió ayer tarde a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Trataba de contrarrestar las críticas de varios presidentes autonómicos, no sólo del PP, tras haberse reunido para hablar de la financiación de las autonomías con los dos presidentes de mayor peso en este delicado asunto. Por ley y por pura lógica política, la sustitución del vigente sistema de financiación autonómica por uno nuevo ha de hacerse mediante negociaciones multilaterales y plasmarse en un acuerdo dentro del Consejo de Política Fiscal y Financiera, que es el órgano jurídicamente llamado a dar luz verde a los nuevos instrumentos que articulen la relación Estado-autonomías en el aspecto financiero. Lógicamente, ello no impide el mantenimiento de contactos de carácter bilateral, pero ha de quedar claro, y el Gobierno ha de empeñarse al máximo, que el consenso de todos es imprescindible. Zapatero se ha comprometido a presentar al debate un documento que sea analizado y discutido por todos. Se trata de un objetivo de por sí complicado, en la medida en que deberá dar respuesta a demandas de comunidades que tienen diferentes criterios, en función de sus intereses heterogéneos. Aunque el compromiso del Gobierno de que todas las autonomías vean aumentadas las cantidades que aseguren su financiación puede allanar el camino del consenso, la exigencia de que el criterio básico ha de ser el de la población de cada autonomía tiene que complementarse con otros, y en la ponderación que se haga de estos vectores complementarios radica el quid de la cuestión. Unas comunidades insisten en que el ajuste ha de hacerse sobre el grado de envejecimiento de su población, otras desean fijar la atención en la dispersión geográfica que encarece los servicios que prestan a sus ciudadanos, el porcentaje de población en edad escolar, el nivel de inmigración que soportan, etcétera. Un auténtico sudoku, en definitiva, que no es posible cuadrar más que con elevadas dosis de realismo, patriotismo y sentido de Estado. El avance registrado es aún insuficiente. Queda mucha tela por cortar, y el tiempo apremia.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios