La ciudad y los días

Carlos Colón

Flores sobre la tumba del comercio

LA mala planificación, pésima coordinación y peor ejecución de las obras que afligen a la ciudad están arruinando a tantos comerciantes que hoy han convocado una manifestación ante el Ayuntamiento representantes de las zonas comerciales del centro, Luis Montoto, Triana, Miraflores, Asunción-Los Remedios y la Confederación Provincial de Comercio y Servicios de Sevilla (Aprocom).

-¿Dice usted que estas obras afligen a la ciudad? ¿Acaso considera negativa la peatonalización, el carril bici o meterle mano a la Encarnación tras tantos años de abandono?

-Las cosas, respondo, son positivas o negativas en función de cómo se planifican y ejecutan. Lo que teóricamente es un bien, como las iniciativas antes citadas, puede convertirse en un mal si se hace chapuceramente. Y la peatonalización, el carril bici o las obras de la Encarnación se han hecho y se están haciendo peor que chapuceramente. En algunos casos parece como si a la chapuza se sumara el desprecio a Sevilla: la Avenida desarbolada en una ciudad que pasa de los 33 grados a mediados de octubre, calles o avenidas en las que el carril bici ha devorado las aceras (aquí siempre pierde el peatón), la calle Catenarias (antes San Fernando), el estrangulamiento del centro, el caro y ya viejo engendro de las setas. Burla no a mi Sevilla o tu Sevilla, como intentan hacer creer ideologizando burdamente y subjetivizando bastardamente la cuestión, sino a la Sevilla de cada día (que no funciona) y la Sevilla de los siglos (que es destruida).

-¿Dice usted que los comerciantes se quejan del daño que les hace esta conversión de lo bueno en malo a causa de su pésima ejecución? ¿Acaso no ve cómo florece el comercio?

-Ciertamente que florece, respondo, pero como los crisantemos sobre las tumbas. Porque suelen ser franquicias de poco gasto en decoración y menos aún en personal, tan apresuradamente montadas como rápidamente envejecidas para delicia de esa simpática criatura a la que le faltaba una extremidad para andar, las que crecen sobre las tumbas del comercio sevillano. Y esto en el mejor de los casos, porque en el peor sobre esta tumba no florece nada o lo hace el oriental crisantemo de un bazar con gatos moviendo la patita. Crece el número de cierres en el centro (65), Los Remedios (109) o Luis Montoto (16). Y si algunas zonas céntricas bullen de vida comercial es que se repite lo que pasó con los vecinos de los barrios históricos: desalojo de los de toda la vida y conversión de los solares en viviendas de lujo. Las duras leyes del mercado, me dirán. Sí. Pero entonces, ¿qué puñetas de gobierno de izquierdas es este?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios