PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

'Forbes' en la calle de al lado

ERAN las nueve y diez, y había veinte personas, veinte, aguardando junto a la puerta del supermercado más barato del barrio a que abrieran sus puertas a las nueve y cuarto, la hora a la que todos saben que comienza su sesión continua de ventas. Me llamó la atención tanta aglomeración y prisa porque paso por ese lugar cada mañana camino de la redacción y, a lo sumo, suele haber una o dos personas aguardando a que les alcen la verja. Picado por la curiosidad, me asomo a mediodía cuando vuelvo a casa para almorzar, y observo una nutrida presencia de compradores. El viernes, al doblar la esquina, también noté otra novedad: el ultramarinos más típico del barrio, el tendero que conocía a todo el vecindario, ha cerrado y alquila su local.

Seguro que estas incidencias de vida de barrio no llegarán a los oídos de Gerd Sonnleitner, presidente de Lidl. Cuando se gestiona una cadena de supermercados con 8.000 establecimientos y 150.000 empleados, no se fija la atención sobre uno de ellos. Tan seguro como que los ciudadanos a los que vi impacientes a las nueve y diez no sabían que algunos de sus euros invertidos en comprar viandas más baratas incrementan una de esas colosales fortunas que compiten en la clasificación de la revista Forbes sobre los magnates más ricos del mundo y las empresas con más ingresos. Van de la mano lo más barato y lo más superlativo en esta España que ha descubierto tarde que no le salen las cuentas de la lechera.

A los más ricos de Forbes no les preocupa la crisis española porque ganarán más dinero. Ingvar Kamprad, dueño de Ikea; Amancio Ortega, fundador de Zara, y otros como ellos en lo más alto de la tabla de milmillonarios, además de rentabilizar su talento para producir y distribuir artículos de consumo a bajo precio, se benefician de la necesidad que tienen las familias de seguir comprando pero al menor coste posible. Quienes sufren el abandono de los clientes son los pequeños comercios.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios