La gran acompañante en estos meses calurosos, no sólo de los muchísimos turistas que por nuestras calles se pasean, sino también de los que habitan de forma habitual esta ciudad caracterizada por sus altas temperaturas en verano, es la botella de agua. Fría, por supuesto.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios