Cosas que pasan

Ricardo Castillejo

Entre Gades y Marisol

MARÍA Esteve deja buen sabor de boca. A positividad y a bondad. Y también -no es incompatible- a compromiso y a amor a su trabajo. María, estoy convencido, es una persona de ésas que merecen la pena. Presidenta de la Fundación Antonio Gades, a quien suele referirse por su apellido en lugar de "mi padre" -protegiéndose así de la emoción que supone tomar consciencia de su ausencia-, ayer y hoy amadrina en Sevilla la revisión de la Carmen montada por el mítico bailarín. Una cita que se celebra en el Teatro de la Maestranza y a la que, al estar en plenos preparativos de una nueva serie para Antena 3, la Esteve no ha podido asistir.

Casi dos años han pasado desde la última vez que tuvimos noticias suyas pues, durante ese tiempo, se ha implicado en el rescate de un legado artístico, el de Gades, que ha paseado por los mejores teatros de todo el mundo. Eso, junto a inminentes proyectos -como el de mostrar manuscritos escritos por el puño y letra del coreógrafo- que se irán desvelando poco a poco.

Mientras, ella ensaya junto a intérpretes como Natalia Verbeke una grabación para la que tiene previsto desplazarse a Galicia en breve. "Eso si llego porque, con el plan de vida que tengo…". Bromea antes de preguntarle algo que me provoca tremenda curiosidad. "¿Sabes que, Antena 3 precisamente, prepara una TV movie sobre tu madre?". "Sí, estamos enterados", me responde María algo apenada por la que considera una nueva intromisión en la intimidad de su familia. "Espero que, al menos, lo hagan con respeto". Hija de dos mitos de nuestro país, la actriz asume con una pasmosa naturalidad la sangre que corre por sus venas. "Al salir Celia cantando, ya estoy más arropada". "¿Y tu otra hermana?", le pregunto. "¿Tamara? No. Ella es psicóloga… ¡que falta nos hace!".

De encantador acento malagueño-"sale cuando me relajo", aclara-, María representa también, junto al cubano Roberto Sanmartín, una maravillosa obra titulada En la cama. Tres son multitud pero, de tener sitio, aviso que ocupo muy poco. Por si acaso.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios