Y a usted, ¿le atienden?

Pedro Caballero-Infante / Caballeroinf@hotmail.com

Gases nobles

BOLLITO lleva un rato sentado en el banco de la entrada, y ha lanzado tal eructo que las hojas del almanaque de las Hermanitas de los Pobres, que hay colgado en la pared de la entrada, se han removido.

-Esto ha sío por curpader carbonato.

-otra le echa la flema a tu puñetera madre.

El boticario no puede dejar de reírse con estas controversias y entra en liza para sentar cátedra farmacológica y semántica. Como es un enamorado del léxico y de la dialectología, aunque sabe a lo que se refieren, quiere puntualizar que no es lo mismo carbonato que bicarbonato, ni flama que flema.

-Flema es mucosidad y flama, llama.

-si er bufío de este animáé una llama me quema er moño, ¡leche!

-¡Oye… ¡a si me viacagá en tus muerto!

Restablecida la paz, el farmacéutico le aclara a Bollito que el carbonato no es tal, sino bicarbonato.

-No vaya a ser que un día leas en un bote lo de carbonato y te lo tomes.

-É mu difísi que eso me pase porque yo me tomo er carbonato der bá. Me echo un puñao en la mano y…¡entro!

Don José tuerce el gesto y le advierte de lo incorrecto de esta práctica, por otro lado, tan común. Este popular antiácido, por poseer un efecto rebote grande y rápido, ha de ingerirse preferentemente disuelto en agua y a pequeños sorbos.

- mi Manolo lo toma siempre así, pero no larga eructo como éste.

- largará por el bujero… ¡no te joe!

Como el ambiente está cargado el farmacéutico exagera sobre los peligros de la acidez y esta forma de combatirla, ya que el drama ajeno tranquiliza mucho al personal.

-Los gases que genera la reacción entre la acidez del estómago y la alcalinidad del bicarbonato producen, a veces, efectos casi mortales.

Y les razona cómo este meteorismo súbito producido en la cavidad abdominal puede acarrear, en el caso de que el estómago esté ulcerado, una perforación del mismo.

-Es como si determinada parte de un globo estuviese especialmente debilitada y se le soplase de golpe.

-¡Coño, con los gase!

La aerofagia, enfermedad no grave pero sí molesta, aparte de su componente social puede aportar falsos diagnósticos como la presunción de un infarto, ya que la presión sobre el diafragma de los gases genera un dolor a confundir con el precordial típico de la insuficiencia cardíaca.

-Ahora, con lo que usté ma explicao, se vá enterá mi marío.

Carmela cuenta cómo este verano, durante las vacaciones, tuvieron que ingresar en urgencias a Manolo pensando que estaba sufriendo un ataque al corazón cuando, según le dijeron después de hacerle un electrocardiograma, todo estaba causado por una acumulación de gases incrementada, a su vez, por un estreñimiento crónico.

-Llevaba, er mú animá, cuatro día sin de cuerpo y venga a darle ar tinto y a los potaje habichuela, que é lo que le gusta.

-¿Y estuvo mucho tiempo ingresado?

-¡Qué va…!. Er tiempo de metele una sonda y largá por detrá que hasta se menearon las cortinilla de la sala de urgensia.

-¿Ve tú, niña, como tor mundo ante o despué, larga er flato?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios