Hoja de ruta

Ignacio Martínez

Gattuso y Zidane

LOS días de corrida goyesca, Antonio Ordóñez asistía temprano a misa en la Iglesia de Los Descalzos de Ronda. Y después se quedaba sentado en la plaza, meditabundo, acompañado por un viejo conocido.

-Qué bien se está hablando poco, le decía al rato el paisano.

-Mejor se está hablando , le contestaba el maestro.

Un militante rondeño contaba el sábado esta anécdota, a la salida del acto de proclamación de Fernando Arcas como candidato, alternativo al oficialista Miguel Ángel Heredia, para suceder a Marisa Bustinduy en la secretaría general del PSOE malagueño. El argumento del aficionado taurino era que allí había estado reunido "el grupo de los que no se juegan ", mientras que el día anterior "los que van en coche oficial" habían presentado a su candidato. Que no se jueguen nada los críticos es una manera de hablar. Y más en un negocio como el de la política en el que decenas de miles de puestos de trabajo dependen en España de la voluntad de unos pocos jefes de aparato.

Sin ir más lejos, en Málaga van a reinventar el cargo de presidente del Parque Tecnológico para aparcar al delegado de Gobierno de la Junta saliente, José Luis Marcos, un buen funcionario del partido a quien se procura un sueldo oficial, para agradecerle los servicios prestados con dinero público. Curioso puesto éste. Primero el presidente del PTA era el alcalde Aparicio. Cuando el PSOE perdió la Alcaldía, la Junta dispuso que lo ocuparía el consejero de Industria (ahora Innovación), y así quedara en manos amigas. Finalmente, la oficina de colocaciones lo convierte en un puesto remunerado.

Las diferencias en el PSOE de Málaga se van a dirimir entre dos candidatos. Y también los congresos de Sevilla y Almería, como contaba ayer este diario. Es una buena noticia para la sociedad, necesitada de que los partidos salgan del pensamiento único y el culto a la personalidad del jefe de turno. En Málaga al diputado Miguel Ángel Heredia le apoyan la consejera y el viceconsejero de Cultura, el presidente de la Diputación y varios alcaldes, la ministra de Fomento y la secretaria provincial saliente. Y el historiador Fernando Arcas tiene el apoyo de notables como el consejero de Turismo, el secretario general de Universidades, el portavoz socialista en la Diputación, algún alcalde y la plana mayor del antiguo guerrismo.

He leído estos días un comentario injusto sobre Heredia. Le calificaban de blando. Hombre, según se mire. En el Gobierno de Aznar no tenían por blandito a este correoso diputado, recordman en preguntas y placaje al contrario. Si fuese futbolista sería Gattuso, el mediocampista del Milan. Arcas, colaborador y amigo de Paul Preston, es más artista y si fuese pelotero se parecería a Zidane. Proteger la portería propia o encarar la contraria, no es sólo una cuestión de táctica.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios