Desde mi córner

Luis Carlos Peris

El Gobierno y la Liga avalan a Jorge Pérez

DESENCUENTRO, pero rotundo, con todos sus avíos. Así es como merece ser calificada la situación que vive Ángel María Villar con el hombre que ha ejercido de mano derecha del presidente de la Real Federación Española de Fútbol. Jorge Pérez Arias llegó a Alberto Bosch como director de Comunicación a las órdenes del entonces secretario general Gerardo González Otero, al que sucedió en el cargo cuando éste fue defenestrado.

Esa defenestración se produjo en enero de 2003 y fue, como tantas y tantas situaciones tumultuosas en Alberto Bosch, a causa de las influencias de Juan Padrón, el hombre de los dineros en la Española. Y cuando todo hacía indicar que sería Rafael Cortés Elvira el nuevo secretario general, Villar decidió ascender a su jefe de Prensa a cargo tan importante dentro del organigrama federativo. Y así fue como se produjo un nombramiento rodeado por una gran sorpresa.

A partir de ese mes de enero de 2003, Jorge Pérez se convertía en el inquilino de un despacho que habían dirigido prebostes como Andrés Ramírez o Agustín Domínguez. Mano derecha oficial del presidente durante diez años largos hasta un nuevo desencuentro con la siniestra figura de Juan Padrón otra vez en la tramoya. Mientras, Miguel Cardenal se exaspera por la negativa a dialogar de Villar y ve en Jorge Pérez la figura ideal para presidir la Española de Fútbol.

Antier noche, Pérez ya amagó con lo que va a ser la batalla electoral. Lo hizo desvelando algo archisabido, la falta de transparencia que de los asuntos económicas subyace por todos los rincones de la Ciudad del Fútbol. Cuenta con dos apoyos básicos para ganar y son los del Consejo de Deportes y el de la Liga Profesional. Cardenal y Tebas le avalan, pero lo que nadie duda es que la lucha será dura y también larga, pues Villar tiene en la dilatación su arma más potente.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios