crónica personal

Pilar Cernuda

El Gobierno sorpresa

FALLARON los agoreros, el Gobierno Rajoy ha sido un Gobierno plagado de sorpresas. De sorpresas y con amigos dentro, como son los casos de Jorge Fernández o José Manuel García Margallo; con lealmente incondicionales dentro como Cristóbal Montoro, José Manuel Soria, Miguel Arias Cañete o Alberto Ruiz-Gallardón; con una persona que se ha dejado la piel por el partido como Ana Mato; con dos mujeres que han construido su vida político junto a Mariano Rajoy como Ana Pastor y Soraya Sáenz de Santamaría, otra mujer que conoce profundamente el mundo de la economía y que ha sido fundamental en el equipo parlamentario, Fátima Báñez, y con personas que han colaborado intensamente con el PP desde distintos ámbitos, Pedro Morenés y Luis de Guindos, más una personalidad independiente con gran predicamento en el mundo de la demoscopia y la sociología, José Ignacio Wert.

Se trata de un equipo en el que se advierte a la primera ojeada que Rajoy no ha tenido en cuenta cuotas de ningún tipo, ha buscado gente de la que se fía en lo personal y que en la mayoría de los casos -excepción de Mato o Pastor- han demostrado que conocen el sector que les ha adjudicado. Podrán convencer más o menos, pero es indudable que Margallo tiene experiencia en política internacional por su larga trayectoria en el Parlamento Europeo, que De Guindos se moverá como pez en el agua en el Ecofín, donde ya se movía como pez en el agua cuando era secretario de Estado con Rodrigo Rato, y que Morenés, que fue secretario de Estado para la Seguridad, no va a sentir vértigo al asumir las funciones de Defensa.

Jorge Fernández y Gallardón deberán trabajar estrecha y conjuntamente en poner punto final definitivo a ETA y su entorno, mano a mano los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado con el código penal y con la Ley de Partidos Políticos, tienen un problema importante que resolver; la energía que demostró Rajoy en el debate de investidura cuando intentó hacerle frente el portavoz de Amaiur se traducirá necesariamente en una complicada política de equilibrios que capitanearán Justicia e Interior. Y entre las sorpresas, Pastor en Fomento.

Capítulo aparte merece Soraya. Era el único nombramiento que parecía "cantado", ha sido persona clave del equipo de Rajoy y el hoy presidente no escatimó los gestos que indicaban desde el 20 de noviembre que iba a ser su brazo derecho, su vicepresidenta y coordinadora. Y lo va a ser, además de la cara más visible del Ejecutivo como portavoz. Los designados no son bisoños sino todo lo contrario, tienen experiencia en política y la mayoría de ellos en la gestión de organismos públicos. Se trata de un gobierno en el que no se ven mediocridades, aunque la eficacia tendrán que demostrarla una vez empiecen a andar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios