Los resultados económicos hechos públicos el pasado miércoles por el Puerto reflejan, con unas cifras de negocio sólo relativamente salvables, que los peores temores de su presidente, Manuel Gracia, se están cumpliendo: Majarabique, la opa hostil del Puerto de Huelva para entrar en Sevilla, está en marcha y en sus primeros meses de actividad le está quitando hasta un 10% de su tráfico de trenes. Al margen de otras consideraciones, este hecho significa que las instalaciones portuarias de Sevilla tienen un problema que no tenían antes y que Huelva ha logrado marcarle un gol por la escuadra.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios